Categorías

NO TE DEJES ATRAPAR

 Esta carta en principio va dirigida a todas las personas que han participado en mis retiros en la naturaleza, pero  como creo que es un tema que también puede ser de tu interés, lo comparto también contigo.

*

Vienes de interactuar con el agua, el viento, el alma del bosque y la montaña….
A medida que pasaron los días te sentiste amada, reconocida y apreciada.  Al estar sumergida tantos días en la naturaleza, acompañada de personas que han vivido lo mismo que tú, has ido, poco a poco, perdiendo la referencia del entorno en el que habitualmente vives.

 

Eso no es malo, es estupendo!, porque lo que estás viviendo en la naturaleza te permite descubrir tu interdimensionalidad, y a la vez interactuar con ella reconociendo tu sabiduría interna desde un parámetro inusual. Algo profundamente arraigado en cada uno de nosotros y valorado por nuestros antepasados porque les permitió sobrevivir y comprender ….

 

Pero, ¿qué sucede cuando regresas a casa?. 

 

Aunque no te estés dando cuenta, vas irradiando la luz que el valle te ha entregado, y aunque transcurran los días, su aroma sigue viviendo en ti, brillas con una luz especial y eso puede desencadenar una serie de sucesos a tu alrededor.

Posiblemente vas a descubrir que algunas personas te tratan con atención y cariño, como si te conocieran, percibirás como el pulso de tu corazón abre puertas en el suyo, y esto te va ha hacer sentir feliz. 

 

Pero pon atención!, no te distraigas!.

 

Pon atención a las personas, lugares, situaciones, conversaciones y etc. que te quitan brillo. Porque no todo todo el mundo va a estar receptivo y cómodo ante la carga de luz que irradias. También vas a encontrar personas que se van a inquietar ante tu estado y tu respuesta corporal. No te dejes arrastrar por las emociones de desvalorización o inquietud que puedas sentir tras interactuar con ellas.  Pon atención y se consciente de las modulaciones que sufre tu vitalidad tras el contacto con algunas personas, con algunos lugares, objetos o sucesos. Pon atención!, solo observa…

 

Si observas que te conducen un estado de preocupación, desvalorización personal o entras en desmotivación reclama nuevamente que tu energía regrese a ti.  Respira y visualízate de nuevo junto al río, o junto al ser natural que estos días te acunó. Vuelve mentalmente allí durante unos minutos y suavemente recuperarás la energía y el estado de conciencia que compartiste estos días.  Habla de nuevo con la energía del agua que acarició tu cuerpo, con el árbol, el viento o las rocas que te sostuvieron y transmitieron esta información tan llena de amor y consejos, porque el vínculo que tuviste con cada uno de ellos permanece vivo a pesar de la distancia y a pesar del tiempo.

 

Siempre y por siempre está dentro de ti… junto a ti. 

 

Eva Julian

www.soundandlife.com

No hay Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.