Categorías

EL SONIDO DE NUESTRO LUGAR DE NACIMIENTO

dsc_35971LA EXPERIENCIA DE RECONOCER EL SONIDO DE TU LUGAR DE NACIMIENTO

1987 – Durante la realización de un trabajo de campo para la recuperación de patrimonio oral en del Pirineo Andorrano pensé en la posibilidad de componer temas musicales fusionando la voz de los ancianos con técnicas de composición midi.

Los ancianos aceptaron con agrado esta iniciativa y me cantaron antiguas canciones legadas por sus antepasados, algunas de ellas de origen medieval, pero pasados dos meses después de las grabaciones todavía no había conseguido editarlas correctamente a causa de que la afinación de partida con la que los ancianos cantaron sus canciones no empastaba adecuadamente con nuestro sistema tonal. El instrumental midi permite modificar la afinación de los arreglos a milesimas de croma , pero aun así , estaba resultando sumamente difícil, parecía un rompecabezas tonal.

Una mañana se me ocurrió subir a las montañas a grabar un amanecer en el valle de nacimiento de uno de los ancianos. Este valle situado a 1.978 metros de altura emitía mas que sonido un aparente ruido de fondo provocado por la gran cantidad de pequeños riachuelos que fluían montaña abajo por empinadas laderas rocosas. Creí no estar grabando nada interesante, porque pasados unos momentos de escucha aquello solo parecía ruido. Pero la sorpresa llego cuando al introducir el sonido de este valle en el ordenador y mezclarlo como si fuera una pista mas entre la voz del anciano y al arreglo musical, la música, la voz y el sonido del valle fusionaron totalmente, como por arte de magia, dando al conjunto una total sensación de equilibrio tonal que se fusionaba a la perfección con la voz del anciano.

¿Que estaba pasando?.

Durante las semanas siguientes me dedique a grabar el valle de nacimiento y de residencia de los siete ancianos que me estaban ayudando con sus canciones.

Una tarde los reuní y les hice escuchar el murmullo de los siete valles, aparentemente iguales para la mayoría de los mortales, y la sorpresa fue que cada anciano reconoció el sonido de su valle de nacimiento a través de la fuerte emoción que experimentó al oírlo. Algunos de ellos vivieron la experiencia con lágrimas en sus ojos y exteriorizando un profundo sentimiento de amor por su valle, decían sentirse como si reconociesen el amor de una madre.

Los ancianos utilizaron el sonido de su valle como referencia tonal en la emisión de sus canciones y sobretodo mantienen un vínculo emocional intensísimo.

Hoy, decir que la canción de un anciano de las montañas o la de un niño del desierto está en F, en G o en E utilizando como referencia el sistema tonal a 440 Hz., resulta solo una rudimentaria aproximación dada la enorme variedad de micro tonalidades que la tierra y la voz producen.

No hay Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.