Categorías

AULLIDOS A LA LUNA – HOWLS A PRAYER TO THE MOON:

La noche del 27 de septiembre de 2015 hubo un eclipse lunar junto a una superluna, nosotros nos preguntamos cómo reaccionarían los lobos ante este evento.
así que decidimos comprobarlo y grabarlo para un posterior análisis. Este es un resumen de lo que sucedió durante el eclipse.

Os mostramos un breve resumen de las variaciones tonales y rítmicas de los aullidos con los que la manada de huskys Siberianos de lazaro´s Team recibieron a la luna roja y al eclipse del 27 de septiembre de 2015.

En la Cerdanya – Catalunya.

Para acceder a los aullidos completos y a una descripción completa de lo sucedido haz clic el siguiente enlace:

http://www.soundandlife.com/sonidos/catalog/aullidos-a-la-luna-roja-de-septiembre-de-2015.html 
www.soundandlife.com

DESCRIPCIÓN DE LOS SUCECIDO ESTA NOCHE

17:00
Hacia las 17h. empecé a instalar los micrófonos junto a las casitas de los Hunkys , acordándome de un comentario que me hizo Lazaro después de presentarme ante su manada: “Cuando aúllan cantan canciones, todas diferentes, y cuando lo explico nadie me cree!, pero cantan!”.
Yo sabía que si Lazaro lo dice es que es cierto, porque ama y conoce a sus perros como a el mismo, como si fueran sus hijos.

No tenía nada claro lo que iba a suceder por la noche, y una vez montados los micrófonos, solo quedaba hacer las pruebas de sonido, para lo que se me ocurrió aullar y bailar delante de la manada de Huskys a ver si se animaban, y… bueno, si, algo aullaron, nada de importancia, solo fueron juegos y risas ante mis payasadas.
Me dirigí al macho Alfa de la manada y le pedí permiso para grabar y pasar la noche con ellos, su respuesta fue un súper lametón en toda la cara. Y así sin saber que pasaría espere tranquilamente la llegada de la noche.

19:25h
La espera fue mucho más corta de lo que me imaginé, porque a las 19:25 justo en el mismo instante en que la luna hacia su aparición por el horizonte, la voz del Husky mas anciano junto con la del Alfa introducían un solemne canto de largos y suaves aullidos, que poco a poco fue acompañado por una animada participación de toda la manada que aulló al unísono. Un minuto de gran intensidad que dejo todo el valle sumido en un respetuoso silencio. La llegada de la energía lunar estaba siendo anunciada!.

Ante tan sorprendente suceso mi primera pregunta fue:
¿como lo han hecho? , Pero si no la pueden ver! , ¿La han sentido?, ¿Han sentido la aparición de la luna sin verla?, ¿todos al unísono?.
Era totalmente imposible que ningún miembro de la manada hubiera visto aparecer a la Luna, ya que el campamento queda muy por debajo de la línea del horizonte, totalmente protegido por una franja de altos sauces a su espalda. Si, era obvio, estaban percibiendo la energía lunar sin verla! .

Aullido de 2:52´´ sobre una base tonal de Fa 4, con una media logarítmica a 702Hz.

21h.
Poco a poco la luna siguió ascendiendo por detrás del bosque y a las 21h, justo cuando la luz de la luna empezaba a proyectarse sobre el campamento poniendo de manifiesto la llegada de las sombras de la noche, se inicio sin previo aviso un nuevo ritual:
Era como una lamentación o un desperezo lento y calmado, el más anciano iniciaba el canto, y era escuchado en silencio por toda la manada, que poco a poco y de uno a uno fueron sumándome con un suave y lento aullar por encima de la lamentación.
Era como una canción pausada, calmada, de auto escucha, de escucha del otro, respetuosa, que los aunaba en una profunda relajación.
No podía evitarlo, yo también empecé a aullar con ellos, me arrastraban a aullar desde el placer de sentirme, de sentir el momento, de sentir la noche.
Todo volvió a quedar en silencio, y la noche parecía cristalizarse después de cada sesión de sus aullidos.

Aullido de 10 minutos, sobre una base tonal de E 4, con una media logarítmica a 666 Hz.

24h.
Todos nos quedamos dormidos, mis sueños fueron intensos y como si la manada formase parte de mis sueños empezaron a aullar energéticamente en mi sueño, despertándome en el momento más oportuno con una corta pero intensa llamada.
Eran las 24h. y la luna aparecía esplendida en el centro de la bóveda celeste. Todos participaron activamente, incluso las hembras con su peculiar aullido, parecían vaciarse, vaciarse, vaciarse, y yo me vaciaba con ellos, porque sin pretenderlo mi cuerpo aullaba al unísono con ellos, vaciándome, vaciándome.

Aullido intenso de 1:40 minutos, sobre una base tonal de E4 + 45 cromas, con una media logarítmica a 675.02 Hz.

La crudeza del frio y la humedad se estaba haciéndose sentir y veía sus ojos brillar al reflejo de la luna.
Mi cuerpo estaba en tensión a causa del frio, pero estando con ellos descubría la existencia de otra tensión mas profunda, residual y permanente que nos subyuga, privándonos de percibir el mundo desde el sentir primario.
¿Que nos pasa?, ¿porque no somos capaces de soltar y relajarnos como ellos?, hay tensión residual en nuestro cuerpo, en nuestra mente, en nuestro corazón.
¿Que nos paso para que perdiéramos esta capacidad?, ¿Esta maravillosa capacidad de percibir todo lo que sucede a tu alrededor, de sentirse parte del todo, de alabar al universo, de dejar aflorar inocentemente nuestros miedos y entregarlos desnudamente ante al todo, aceptando su cuidado, aceptando ser amados?. ….

03:10h.

Me quede nuevamente dormida entre reflexiones cuando los insistentes reclamos de alarma de un mochuelo recién posado en la valla del campamento nos despertaron a todos. Mire al cielo y no daba crédito!, Nos estaba anunciando el inicio del eclipse!, eran las 03:10 h. de la madrugada.

Las respuestas de la manada fueron respetuosas, solo fueron respiraciones profundas mientras el alarmante canto de este pequeño ser nos acompañó durante todo el proceso.
El cielo se empezó a cubrir de nubes, mientras el eclipse borraba la silueta de la luna sobre el silencio sepulcral del valle, solo decorado por el insistente reclamo del mochuelo.

Señal de alarma duro prácticamente hasta el zenit de la luna roja, sobre una base tonal de A# 4 + 39 cromas, con una media logarítmica a 911 Hz.

04:52
A las 04:52h. Con el cenit de la luna roja encima de nuestras cabezas la manada se alzó de golpe, como poseedora de un cronometro interno y aulló una desgarradora secuencia que nos sumió a todos en un profundo sueño hasta que llego el amanecer.

Aullido de 2:54´´, sobre una base tonal de D4 + 46 cromas, con una media logarítmica a 675.02 Hz.

06:24
A las 06.24h. Nuevamente aullaron despidiendo la noche y acogiendo la llegada del primer rayo de luz con un respetuoso y solemne saludo.

Aullido de 04:50´´ sobre una base tonal de A# 3+ 23 cromas, con una media logarítmica a 472 Hz

08:30
Cuando ya se hizo de día me acerque para acariciarlos y a mostrarles mi agradecimiento, entre risas les aullé las melodías aprendidas para intercambiar juegos, y ellos respondieron ante mi agradecimiento con simpáticos ladridos y pequeños y cortos aullidos, que nada tenían que ver en forma, contenido, fuerza ni intención con los emitidos por la noche. Dejando entrever que los aullidos emitidos por la noche a la luna fueron un canto, una oración a la luna, al cosmos a la vida, un acto sagrado.

“Abuelo Lobo, guíame por el camino de regreso a casa”.

Eva Julián
www.soundandlife.com

No hay Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.