Categorías

MEDITACIÓN PARA CONECTARTE CON TU CENTRO DE PODER PERSONAL

Es una meditación poderosa para practicarla cuando vives periodos en los que necesitas recuperar confianza y seguridad en ti mismo/a, cuando estes tratando con temas de vital importancia para ti, o  en los que sientas que tus derechos no son respetados, o no tomados en consideración, cuando precises comunicar tu verdad  interior con equilibrio y respeto hacia ti mismo/a, para  tomar plena consciencia de lo que mereces, quieres, o  cuando estés proyectando acciones importantes en tu vida, o cuando sientas caos a tu alrededor y no quieras contagiarte.

Practica esta meditación junto al cauce de un río. Si estas en la ciudad o en un lugar cerrado te recomiendo que la hagas escuchando el sonido del rio Tungabhadra a su paso por  el templo de Hampi en India, dado que su estructura de frecuencias te ayuda a conectar en pocos minutos con tu primer chakra:  http://www.soundandlife.com/sonidos/catalog/8726.html .

 Tras cuatro o cinco veces practica,  podrás reproducir  de forma inmediata la sensación de conexión energética con tu centro de poder solo con invocar en tu mente el recuerdo del sonido del rio. 

kejel

 

MEDITACIÓN

1 -Siéntate cómodamente, en postura de loto, en el suelo, o en un sillón, o incluso estirándote completamente puedes realizarlo bien.  Recuerda que lo más importante es tu deseo de conectar con tu interior.

2  – Respira profundamente, permitiéndote  sentir como el aire entra en tu cuerpo y como poco a poco tu respiración se va haciendo lenta, profunda,  disfruta de esta sensación y cuando sientas que tu ritmo respiratorio es relajado pon tu atención en el sonido que produce el rio e imagínate que estás sentado/a en el centro del caudal, y  que el agua roza tus genitales, tus nalgas y tus caderas. Tomate el tiempo de perderte en esta sensación. (Es muy fácil de conseguir).

2 – Po a poco vas a  descubrir o a sentir un pulso en la zona genital, céntrate en ello, permite que se haga más presente y se amplifique tomando la forma de  un remolino de  agua que va girando y adquiriendo velocidad y amplitud.  Hazlo bajar al suelo e imagina que se introduce en  la tierra y se ancla con fuerza.

 4 – Busca, imagina o siente una gran bola que reside a una distancia aproximada de un metro y medio por debajo de tus pies aproximadamente. Descúbrelo y siéntelo, salúdalo, abrázalo, y únete a el utilizando la espiral producida por el remolino de agua que has hecho penetrar en la tierra. 
(Se trata de tu décimo chacra, es parte de ti, es el chacra que te ancla a la tierra, el que te permite sentirte parte de ella.

5- Inspira profundamente e invita a la energía de este centro a entrar dentro de ti. Crea una conexión sintiendo agradecimiento y amor por la tierra.  Repite una cuantas inspiraciones profundas y llena una gruta en forma de geoda que vas a visualizar en la parte baja de tu vientre (entre el ombligo y el coxis), decora esta gruta como más te guste y llénala de luz, de amor, y en el centro colócate a ti mismo/a pequeñita/o y permítete sentir amor por ti.  Respira profundamente y permite que la energía que llega de la tierra ilumine y nutra el lugar donde te has colocado. Siente esta sensación y repite tantas veces como necesites: YO SOY,  YO.

6 – Experimenta como la columna se te endereza, como se amplia tu respiración, y como tu vientre y tus genitales se contraen, mientras te repites YO SOY, YO.

7 – Tomate el tiempo que necesites para preguntarle a tu niño/a interno/a que necesita para sentirte feliz, que quiere que hagas. Escucha las respuestas que afloran, pero no pongas la mente en el proceso, solo siente y dejar fluir tus sentimientos con el contacto.

8 –  Fíjate en la sensación que te produce la energía que se almacena en esta zona de tu cuerpo, es una energía fuertemente conectada con la tierra y con tus necesidades vitales. Imagínate respondiendo y comunicando desde este centro ante las situaciones que te intimidan o te hacen sentir que vas a ser capaz.

Practícalo, veras como en poco tiempo esta energía va a fluir de forma natural en ti, y con solo invocar el sonido del rio va a parecer en tu cuerpo la sensación que experimentas en esta meditación. Utilízala  en cualquier momento en que necesites responder y actuar con serenidad desde tu verdad interior, valorando y reconociendo tus derechos elementales, veras como emergerán respuestas sencillas cargadas de fuerza, confianza y amor por ti mismo/a.

9 –  Para finalizar la meditación sube la energía por tu espalda y llena de luz y amor todos tus chacras, ponles color, amor y gratitud, envuelve  todo tu ser, (incluyendo tu décimo chacra que localizas un metro y medio por debajo de tus pies) y da gracias al agua, a la tierra, a ti mismo y a la energía vital que habita en ti.

Namaste.

Tags:
No hay Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.